ECONOMÍA VERDE

¿Qué es la economía verde?

Es redefinir la forma en la que consumimos, ya que nuestros deseos por adquirir más y más es una de las causas del 60% de todas las emisiones globales de gases de efecto invernadero según el C40. Detente un momento a pensar cómo distribuyes tu dinero y qué tipo de economía estás apoyando: una a favor del medio ambiente o una que lo destruye.

Es momento de dejar atrás la cultura de usar y tirar, incluidos los plásticos de un solo uso y apostar por un consumo responsable que nos ayude a disminuir los impactos del cambio climático y la explotación de nuestros recursos naturales.

¿Cómo podemos apoyar una economía verde y ser un consumidor responsable?

Además de consumir menos y mejor, reparar, reutilizar e intercambiar para ser más responsable con lo que adquieres, apoya un comercio local y justo, modifica tus hábitos de consumo y promueve una economía verde que no base su desarrollo en la sobre explotación de la naturaleza y las personas.

Exige alimentos sanos para ti y el planeta, reinventa y disminuye tu consumo de ropa y calzado, aparatos electrónicos y plásticos de un solo uso ya que son actividades que dañan profundamente al medio ambiente. ¡Juntos podemos hacer un cambio para convertirnos en consumidores responsables!

9 ejemplos para aplicarla a tu vida

Ver Tipsexpand_more
  1. Reduce.

    Evita comprar algo que no necesitas sólo para mejorar tu estado de ánimo de manera efímera, combatir la ansiedad o pensar que tener cosas da un mejor estatus.

  2. Compra local.

    Cambia el supermercado por el tianguis y el centro comercial por un bazar. Así, beneficias a comercios y emprendedores pequeños que están cerca de ti y mantienes activa tu economía local.

  3. Cero desechables.

    Saca los plásticos y otros artículos de un solo uso de tu vida. Opta por opciones reutilizables, como llevar tu termo al comprar un café o utilizar una bolsa o mochila reusable al hacer tus compras.

  4. Segunda mano.

    Una forma fácil de fortalecer la economía verde es comprar ropa de segunda mano y vintage, la cual se encuentra en buen estado. Visita bazares vintage y tianguis de ropa donde seguro encontrarás prendas con estilo y a precios accesibles.

  5. Repara.

    Repara ropa, zapatos, aparatos electrónicos y otros artículos para ampliar su vida útil, mantener su valor y evitar así comprar nuevas prendas u objetos. Puedes hacerlo tú o recurrir a negocios locales.

  6. Si no lo usas, no lo tires.

    Si tienes ropa, zapatos u otros objetos que ya no necesitas, organiza un intercambio con amigos, únete a una plataforma donde puedas intercambiarlos o venderlos; o dónalos a una organización que los pueda aprovechar.

  7. Hazlo tú misma/o

    Apúntate a un curso o busca tutoriales gratuitos de diy. Puedes aprender desde cómo hacer jabón natural y ropa, hasta reparar electrónicos. Incluso podría ser una nueva fuente de ingresos, o podrías intercambiar tus creaciones por otros productos.

  8. Elige calidad.

    Busca materiales sustentables y de calidad que resistan el paso del tiempo y compra la mejor calidad que puedas pagar. Evita comprar marcas de fast fashion, que basan su modelo de negocios en prendas para usar una vez.

  9. Compra “desnudo”.

    Cuando compres un producto, considera también el empaque en el que viene. Prefiere productos con envases retornables y reutilizables, a granel que puedes llevar en tus propios contenedores, o que no tengan ningún empaque.

Greenpeace

Somos una organización independiente política y económicamente. Existimos gracias a personas como tú que con su apoyo contribuyen a nuestra investigación científica y a promover un comercio responsable, justo y sustentable.

Somos una organización independiente política y económicamente.
Existimos gracias a personas como tú que con su apoyo contribuyen
a nuestra investigación científica y a promover un comercio
responsable, justo y sustentable.

¡HAZTE SOCIO!

Dona